Como casi todos los compositores importantes de los siglos XIX Y XX, estudió en el Conservatorio de París. Nació en 1865 en París y falleció en esta misma ciudad en 1935. Fue amigo de Debussy en sus años del Conservatorio de París y discípulo de Guiraud. Estuvo a punto de ganar el codiciado Premio de Roma, que abrió las puertas a tantos de sus colegas.

Sin embargo, Dukas decidió abandonar su formación para ganarse el sustento primero como crítico musical y orquestador. Por tal razón sólo permitió que se publicaran unas pocas de sus obras, entre ellas la ópera en tres actos Ariane y Barba Azul (1907), quizás su obra maestra, basada en un poema de Maeterlinck, una gran sonata para piano, el ballet La Péri (1912) y la Sinfonía en do mayor (1896). Asimismo, su obra se vió reducida notablemente, porque en su particular manera de ser, decidió dejar de publicar sus obras y antes de su muerte quemó el trabajo de más de 15 años.

Gozó de gran prestigio como maestro de composición en el Conservatorio de París – lo fue de Manuel M. Ponce entre 1930-32 – y toda una generación sacó provecho de sus facultades pedagógicas. Falla, Albéniz y Messiaen también fueron alumnos de Dukas.

El scherzo El aprendiz de brujo (1897), basado en la balada de Johann Wolfgang von Goethe, es por supuesto la obra más conocida de Dukas. Desde que sirvió de fondo a las aventuras de Mickey Mouse en la célebre película de dibujos animados, Fantasía (1940), de Walt Disney, se encuentra sin duda entre las obras orquestales más conocidas de la literatura romántica. Sin embargo, no debería olvidarse la Sinfonía en do mayor, poco programada y conocida, cuya importancia musical en términos de composición es indiscutible.

Dukas está asociado al Impresionismo en la música que representaron, especialmente, Claude Debussy y Maurice Ravel. El tratamiento de los efectos sonoros que se denominó Impresionismo musical, surgió en Francia a finales del siglo XIX. La mejor forma de definir esta expresión es recordar una frase de Claude Debussy: “No existe una teoría. Sólo tienes que escuchar. El placer es la ley. Me gusta la música con pasión. Y porque me gusta trato de liberarla de las tradiciones estériles que la ahogan. Es un arte libre que brota como el aire libre, el viento, el cielo y el mar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s